No amaríamos nosotros a Dios si Él primero no nos hubiese amado a nosotros.

No amaríamos nosotros a Dios si Él primero no nos hubiese amado a nosotros.

-San Agustín

Compartir
avatar