Nadie es perfectamente conocido si no es perfectamente amado.

Nadie es perfectamente conocido si no es perfectamente amado.

-San Agustín

Compartir